Terapia Reiki

Una sesión de Reiki puede durar una hora  y el paciente permanecerá acostado en una camilla, descalzo y vestido. Durante la sesión no tiene que hacer nada. 

Se colocan las manos sobre el cuerpo y la Energía Reiki fluye.

Durante un tratamiento, se siente una relajación profunda, una gran sensación de paz. Muchas personas se quedan dormidas, cosa que no influye para nada en el resultado final.

Puedes sentir emociones que salen a la superficie y otras personas no sienten nada y no por ello el Reiki no está funcionando.